HERNÁN MASTRÁNGELO: «REALIZAMOS LAS PRIMERAS PRÁCTICAS CON EL VAR»

ÁRBITRO PROFESIONAL

Tigre Minuto Cero: Hernán Mastrángelo / Perfil

Foto: Entrelineasmza.

 

Hablamos con Hernán Mastrángelo, en una charla que tuvo de todo: su opinión con respecto a la vuelta del fútbol, la difícil tarea de ser árbitro, su experiencia personal en el arbitraje, anécdotas, y mucho más.

 

¿Cómo afecta para la actividad el haber parado tantos meses sin trabajar?

-La realidad es que hay que adaptarse a esta nueva realidad. No es lo mismo, estamos todos adentro de casa. De alguna manera intento mantenerme en estado, con entrenamientos en espacios reducidos estamos con profes de AFA via zoom, con todos los compañeros. La idea es mantenernos para cuando tengamos que volver. Igualmente hoy por hoy eso no es lo más importante, lo más importante es la salud de todos.

¿Te quedaste sin tu principal actividad económica o tenés otra entrada?

-Económicamente afecta a todo tipo de empleado no poder desarrollar al 100% las actividades. En mi caso, mantuve siempre mi carrera como árbitro paralelamente a mi ocupación de empleado en una empresa de telecomunicaciones, donde estoy hace veinte años. Siempre hice mi carrera de árbitro en paralelo a mi otra actividad, por lo que sigo manteniendo ambos empleos.

¿Estás en contacto con autoridades de AFA?

-Si, nos mantenemos en contacto con el presidente de la AFA por ejemplo, el director del arbitraje también. Nos mantenemos en contacto con clases virtuales sobre el reglamento, hablamos sobre diferentes tópicos. La prioridad es la salud, no hablamos sobre el futuro. Cuando estén planteadas las condiciones vamos a volver.

¿Qué opinás sobre el posible recorte y suspensión salarial a los árbitros?

-La verdad es que nadie nos informó nada, ese recorte salarial creería que es para UTEDYC, que no es el gremio que nos incumbe o afecte. En cuanto a nosotros estamos cobrando todo nuestro salario sin recorte, ni tuvimos información al respecto. Los árbitros de primera división tienen un plus por partido dirigido que obviamente no estamos teniendo, pero el salario se respetó.

¿Cómo te sentiste con tu debut en primera?

-Todas las categorías del fútbol argentino tienen sus diferencias y su adaptación tanto para los jugadores como para los árbitros, uno ama esta profesión. Pero la adrenalina estuvo al igual que en cualquier categoría, eso nunca falta.

¿Qué especie de mañas podías hacer en el ascenso que ahora no podés atreverte a realizar?

-La realidad es que diste en la tecla, con las cámaras es muy diferente la Superliga con el ascenso. En las categorías menores a veces tenemos una sola, eso nos da la posibilidad de tomarnos ciertas atribuciones con los jugadores para tener más cercanía, más diálogo, más «chicanas» con ellos, eso se pierde en la Superliga. A mi en el ascenso me gusta hablar, hacer chistes, etc. En primera hay que tener mucho cuidado, a veces en cancha el diálogo es diferente a lo que pasan después en la televisión.

 

Hernán Mastrángelo, el árbitro en Santa Fe - Racingmaníacos

Foto: Racingmaniacos.

 

¿Cómo fue la experiencia de verlo a Maradona el año pasado y escucharlo?

-Como hincha argentino y amante del fútbol siempre te pone la piel de gallina, hay que saber separar igualmente la profesión y hay que tratar de impartir justicia lo mejor posible. Tenemos once jugadores de un lado y once del otro, cuerpos técnicos, dirigentes, etc. Hay que abstraerse del ambiente y ser justo. Pero Maradona mueve pasiones dentro del fútbol, y como jugador siempre va a estar la admiración hacia él por todo lo que nos brindó.

¿Es más complicado dirigir en una cancha de un club grande que en una cancha con el público pegado?

-Todo tiene su condimento, no pasa por dificultades. Uno al entrar intenta abstraerse de los contextos. Intento impartir justicia sin importar el marco, no tienen que importar las diferencias de la gente. Hay que ser profesional sin que a uno le interesen los de afuera. La adrenalina que me causa dirigir un partido de la D que de la Superliga es la misma, y siempre fui igual.

¿Qué pudiste aprender en esta cuarentena o que hiciste de distinto?

-Todo: el entrenamiento en espacios reducidos no estábamos acostumbrados, pero fue necesario para mantener el estado físico. Y con la cuarentena uno no estaba acostumbrado a estar en casa. En un día normal yo me iba de mi casa a las siete y media y llegaba a las ocho de la noche todos los días, en casa no estaba mucho. Ahora lo aprovecho al máximo con mi familia, con mi hija, disfruto el ser padre muchísimo. A veces la profesión no te permite estar al 100%, pero la cuarentena lo permite.

¿Por qué creés que se le da tanta importancia a los arbitrajes en el fútbol argentino y qué opinión tenés de que desciendan a los árbitros cuando cometen errores, creés que es un menor desafio eso?

-Con respecto a la primera pregunta creo que vivimos en un país re contra futbolero a diferencia de muchos otros, los medios tienen muchas horas de TV y hay mucho programa por llenar. Lo que más vende es el conflicto, un árbitro durante un partido toma más de 200 decisiones, y no es sólo lo que cobró, también es lo que no cobró. De 200 decisiones si te equivocás en solo una ya te condenan, ningún árbitro quiere equivocarse y ser el culpable de un resultado. Son las reglas del juego igual y hay que aceptarlas, y si viene la crítica que no sea malintencionada. No van a mostrar las otras 199 decisiones en donde acerté. El público igual quiere ver lo más lindo que son los goles. Pero eso hay que aceptarlo, son las reglas del juego. El error forma parte del arbitraje, trabajamos para equivocarnos lo menos posible, cada vez hay más cámaras de TV, y lo que vemos por ahi muy pocas veces lo vemos en el momento, es muy difícil. Lamentablemente pasa, pero trabajamos para minimizar el error. Hay que acostumbrarse a este país futbolero, no voy a ir en contra de eso jamás. Y también bajan a los árbitros de categoría porque son las reglas del juego también, me pasó a mi que me bajaron. El árbitro lo toma con el mismo profesionalismo igual, uno intenta esforzarse para volver a estar en la Superliga, el más alto nivel. Pero son las reglas del juego, todos cometen errores, los jugadores también. No es menospreciar al Nacional B, no lo tomo así. Es como que te dicen «bueno te bajamos pero reforzá todo para volver», pero no es menospreciar a la segunda categoría.

¿Cómo es el camino para ser árbitro?

-En mi caso es un tema familiar, mi viejo fue árbitro de primera división por quince años. Cuando empecé el curso se lo dije recién a los siete meses, lo hice a sus espaldas y cuando le conté se emocionó mucho. Como padre es emocionante el ver que tu hijo sigue tus pasos. Los pasos para llegar son muchos, estar en primera es un privilegio, hay muchos en el camino que no llegan. Pasás por un montón de instancias: perdés tiempo con tu familia, por no poder verlos los sábados y domingos. Viajar para dirigir divisiones inferiores, etc. El camino es largo, pero tenés que estar bien psicológicamente y preparado para todo lo que conlleva ser árbitro, y te tiene que gustar. Cuando arrancás te tiene que «picar el bichito», si te pica el bicho lo vas a disfrutar. Un árbitro sigue siéndolo hasta retirado, cuando te retirás seguís aprendiendo cosas. En AFA ingresé en el 2005 y debuté en primera en el 2018, me llevó trece años. Es muy difícil, pocos llegan. Y es muy digno igual llegar a la segunda división, pero es difícil, es para pocos. Hay que esforzarse, dedicarse, no hay otra receta. Hay que ser profesional. Escuchar las críticas y ser permeable. Sin todo eso es imposible llegar a la elite del arbitraje.

¿Qué opinás del VAR y como te preparás emocionalmente para la exposición del mismo?

-Antes de la cuarentena estábamos los árbitros y asistentes de primera haciendo el curso VAR para implementarlo en el fútbol argentino. La intimidad es que estábamos empezando a hacer las prácticas, en las cabinas, etc. Transpiré más en la cabina que en la propia cancha, subí palpitaciones. En la cabina el error tiene que ser nulo, cero. Tenemos todas las herramientas para tomar la mejor decisión posible. Tenés que estar muy sereno, muy tranquilo. También te corre el tiempo para tomar la decisión correcta. No podés tomarte tres, cuatro minutos para tomar la decisión, están todos esperando. Eso conlleva a intentar tener un control emocional necesario. El VAR no toma decisiones, el que toma las decisiones es el árbitro en el campo de juego. Ayuda en los fuera de juego, pero algunos son interpretativos, donde debería solucionarlos el árbitro en el campo. El VAR le ofrece al árbitro las segundas herramientas para una segunda oportunidad, y hay que aprovecharla. Es muy útil y va a ser explotada al máximo.

¿Dirigiste en otro deporte?

-Si, cuando arranqué fui árbitro de futsal. Llega un momento del arbitraje que tenés que tomar una decisión, yo me fui para el fútbol 11, pero llegué a dirigir en futsal. Tuve la posibilidad de arbitrar ese juego que es tan hermoso como el fútbol de 11, ese deporte nos dió la satisfacción de ser campeones del mundo.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *