Luciano Nakis: «Se terminó la época de los jugadores de ascenso que no trabajan»

LA PALABRA DE LUCIANO NAKIS

Luciano Nakis junto a un representante de la India.

El presidente de Deportivo Armenio y próximo Prosecretario de AFA pasó por el programa de Argentina en Ascenso y se refirió al presente de su club. Además, explicó cuál será su función en AFA y lamentó la postura de los jugadores de fútbol, a los que recomendó «tener un plan B».

– ¿Ya estás en el cargo de Prosecretario?

Todavía no fui electo, el martes 19 se llevará a cambio la Asamblea. Vamos a conformar la lista nueva hasta 2025. Empezamos a actuar como oyentes pero asumimos recién el año que viene.

– ¿Cómo te sentís al respecto?

– Es lindo, estoy muy contento de acompañar a la gestión desde ese lugar. Es un cargo muy importante. Voy a trabajar en conjunto con Víctor Blanco, el Secretario General. Si él se ausencia, va la firma del prosecretario.

– Es un lugar importante para el ascenso.

– Hay muchos puestos de ascenso, gente que viene trabajando hace mucho o poco pero que demostró gestiones en sus clubes. Cuando el Presidente y el grupo eligieron, se hizo fácil. Es gente que tiene sus clubes ordenados. Llevarán eso a la AFA y va a ser muy bueno.

– ¿Qué sensaciones te genera asumir en este cargo, siendo dirigente de B Metropolitana?

– Es el cargo que deja Marcelo Achille (Defensores de Belgrano), cuando asumió también estaba en la B. Creo que los dirigentes de ascenso tenemos una escuela distinta, yo cumplo este año 25 como dirigente y tengo 42 de edad. Es una larga carrera, con muchas cosas lindas y feas. Los momentos tristes en el ascenso son más que los lindos. Uno hace de todo, desde atender un buffet a destapar una cañería. En esta cuarentena vi muchos presidentes de ascenso cortando el pasto en sus canchas. Ver esas imágenes de la gente trabajando me llena de orgullo. Siento que estamos preparados para cualquier cosa.

– ¿Pudiste hablar con Achille para pedirle consejos o ideas?

– Cuando me enteré del cargo quedamos con Marcelo en juntarnos pasada la Asamblea. Este año, antes de que asumamos nosotros, pensamos trabajar juntos. Él me va a ir enseñando las cosas que fue aprendiendo estos tres años, para no ir crudo al ejercicio de la gestión. Vamos a hacer la transición juntos.

– ¿Cómo se genera el dinero? En el ascenso hay equipos que no inician porque faltan ambulancias, está mal el campo de juego. En su momento costó poner las colchonetas para proteger a los jugadores. 

– El mundo quedó muy lastimado por esto, no es solo el fútbol. Entramos en una crisis global. Tenemos que poner los pies sobre la tierra, ofrecer lo que podemos pagar y ser muy creativos a la hora de tomar decisiones. Desde el 25 de marzo estoy trabajando en un proyecto de juveniles para Deportivo Armenio. Me contacté con un profe que se llama Diego Riveri, todos tenemos que buscarle otras cosas a esto. Tenemos que invertir en fútbol juvenil, no es más la palabra gastar. A un chico de inferiores si no le doy ni un sánguche de jamon y queso o una fruta y no puedo pretender que me salga un Messi o un Agüero. No me va a salir. Es más difícil. ¿Por qué los clubes de primera pueden darles esto? Está bien, son otros ingresos. Pero tenemos que adecuar los nuestros, separar una parte a lo juvenil y otra a lo profesional.

– ¿Y las otras actividades del club?

– La mayoría se autofinancias. Patín, hockey, básquet… Se generan otros discursos. No de la cuota social, pero un porcentaje de los ingresos del fútbol profesional tienen que destinarse al fútbol juvenil. Y atender a los chicos como corresponde.

– ¿En qué momento está Armenio como institución?

– El 19 de marzo el club se cerró y solo iban los empleados cerca del club para ver como estaba todo y darle de comer a los perros. Hacer una visita. En lo deportivo el equipo arrancó bien, después perdimos muchos puntos y cambiamos de técnico. No tuvimos la suerte que teníamos que tener. Los puntos cuando se pierden no importa el merecimiento. El equipo se estaba afianzando, ganamos el último partido. En lo económico no nos sobra nada. Hay un grupo de amigos que me acompaña y el déficit de junio a junio siempre queda en 0. El que pone dos pesos, es una donación. 

– ¿De qué manera se van a adaptar al acuerdo con Agremiados y AFA?

– A Armenio se le vencen 22 contratos. Yo generalmente firmaba por dos o tres años, pero desde que nos fuimos a la C firmamos solo por uno. De ellos hay algunos que me interesa que sigan, otros que teníamos planeado dejar libre. No me gustaría firmar solo por seis meses. Quiero que el jugador que firme sea tenido en cuenta también en 2021. Si hago un esfuerzo para acompañar estos seis meses, en 2021 lo quiero conmigo. 

– Serían seis meses para tenerlos en el plantel.

Es contratarlos para ayudarlos y no desarmar un equipo. En 2021 podes armar otro plantel. Veo difícil la vuelta del fútbol, por cómo se viene dando en Latinoamérica. Por los números, la veo complicado. Es hacer futurología hablar de fechas. Ayer en Alemania hacían cuatro grados y hoy los chicos jugaron.

– ¿Evaluaron pedir préstamos?

– No creo que la AFA tome créditos para pagar contrato, va a repartir lo que le ingrese. En Armenio vamos a hacer lo mismo, mientras me acompañen con derechos de televisión voy a seguir pagando. El día que no tenga más ingresos no pagaré más. No tengo otra forma. Armenio es uno de los clubes de los que el 90% de los ingresos son de la televisación.

– ¿Hablaron con Matías Lammens para articular algo?

– Yo personalmente no, pero tengo algunos compañeros del Comité Ejecutivo que hablaron con él. El Presidente y Pablo Toviggino están más activos con el gobierno. Nosotros lo único que tenemos es una línea bajada de hacer las cosas bien, no prometer nada que no podamos cumplir y que pongamos sobre todo la salud por encima de todo.

– ¿Qué opinión tenes sobre la definición de los ascensos?

– Fue la decisión más acertada dar por terminado el torneo y sacar los descensos. Los clubes tienen derecho a seguir jugando, no vamos a condenar a clubes como Sacachispas que estaban descendidos. El descenso no es como un ascenso, es lo peor que hay. Es arrancar de 0, dolido, lastimado económicamente. Hace mucho daño. Yo lo viví como hincha de Armenio y me hizo muy mal psicológicamente. El club no quedó debiendo nada, nos fuimos por un punto y con el sueldo pago. En lo personal estuve muchos meses sin ir a reuniones de AFA. Llamalo vergüenza o enojo, lo que sea. Hace daño moral, a una institución es peor. Es un castigo muy fuerte. Me parece perfecto que los ascensos se ganen en cancha. Hay que dejar que el tiempo pase, que todo se acomode. Se sacaron un problema de encima. 

– ¿Qué opinaste de la postura de San Martín de Tucumán?

– No me cayó bien, no me gusta. Pero están en su derecho de hacer lo que les parezca. Cada uno sabe como se maneja. Somos todos grandes y sabemos como tenemos que hacer las cosas. Yo conozco al presidente de San Martín, es buena gente y tenemos buena relación. Pero no comparto la decisión que tomó.

– ¿Pudiste hablar con los jugadores para comunicarles si van a seguir o no?

– No hablé puntualmente uno por uno: Quizás, por ejemplo, a Jorge Ferrero no le sirve continuar en las condiciones que queremos. Hablé con Nahuel Sica, Juan Casarini y Jorge Luna, que son los que más relación que tengo de años. Les dije que íbamos a hacer lo posible para que todos sigan ligados, que no pierdan la Obra social. Pero les dije también que tienen que pensar en otro trabajo alternativo, se terminó la época de los jugadores de ascenso que no trabajan. Tienen que volver a lo que era antes, quedó a la vista que puede pasar una catástrofe como estas. Quedan en banda dependiendo de que Armenio pague el sueldo o no. Si no podía pagar, ¿qué hacen? No comen. Tienen que tener un plan B, una vida paralela de formación y trabajo. Estudiar, lo que sea. Pero tienen que tener otra cosa más que el fútbol.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *