«LOS CLUBES DE BARRIO SON LOS QUE TE DAN LA OPORTUNIDAD DE ESCAPAR DE LA CALLE»

Foto: Gentileza Roque Vallejo

Por: Federico Loose (@LooseFederico)

Roque Vallejo, referente de Sportivo Urquiza y con una muy interesante historia de vida, habló con Argentina de Ascenso de muchos temas. Leé todo lo que nos dijo.

En el deporte en sí encontramos muchas historias de personas que han sido referentes en sus clubes, o en sus disciplinas. No solamente que fueron referencia por lo que brindaron deportivamente sino además por lo que pueden brindar desde sus experiencias y enseñanzas en la vida. Argentina en Ascenso tuvo el privilegio de poder dialogar con un referente de Sportivo Urquiza, uno de los clubes con más historia de la Liga Paranaense de Fútbol y que hoy participa del Torneo Regional Amateur. Hablamos del ahora ex jugador y guarda palos del conjunto de B° La Floresta, Roque Vallejo, retirado del fútbol liguista pero vinculado siempre de alguna manera al deporte.

¿Cómo es la vida de Roque Vallejo fuera de las canchas, «lejos» del fútbol doméstico, pero siempre ligado de alguna manera al deporte?

Hoy por hoy sigo con mi actividad laboral como siempre. De mañana muy temprano d,e 5 a 13, trabajo en el Poder Judicial. Eso siempre y cuando no viajemos, que ahí es hasta la hora que termine la carga de camiones (Archivo Judicial). En cuanto a lo deportivo, hasta hace un tiempo en la agrupación de fútbol llamada la «Coope» (Liga Amateur de Fútbol) y ahora estoy tratando de rehabilitar mis rodillas, lesiones de cuando jugaba de manera amateur (risas). Tengo a mi hijo Yair que le gusta el arco como a mí, está dando sus primeros pasos en el fútbol. Es chico, tiene 14 años, y más para un arquero. Después obviamente sigo al club club como hincha. No puedo ir muchas veces a la cancha por las tareas ministeriales con la Iglesia, pero estoy muy atento a lo que es el club, lo que vive, porque conozco los chicos que juegan y mucha gente que está en la Institución.

¿Cómo lograste siempre vincular la fe con el fútbol? Algo que ha sido característico de tu persona.

La realidad es que la fe me vinculó a encontrar los verdaderos valores del deporte. En Rosario, donde hice inferiores, conocí de Jesús por los «Atletas de Jesucristo» ,un movimiento nacional que promueve principios y valores cristianos tanto en el deporte como en la vida misma. Ahí empecé a ver justamente la vida de otra manera, aún más en lo deportivo, sin dejar de aportarle mi pasión por el fútbol. A mí la fe me dio la oportunidad de ser mejor persona, que a veces el exitismo que se vive alrededor de algo tan noble como el deporte no deja que los chicos vivan y disfruten. Aclaro lo que voy a decir porque es duro, muchas veces los marginan por sus errores (droga, violencia, etcétera) o por el club donde juegan, que son clubes humildes, o porque no llegaron a ser jugadores de Primera. Los llaman fracasados, yo fui un «fracasado» para la sociedad futbolera por no llegar a Primera División y es por la Fe que encontré que el éxito no es aparecer en diferentes medios y firmar autógrafos, contratos millonarios. Tdo lo contrario, hacer el deporte más noble, demostrar los valores verdaderos, honestidad, respeto, compañerismo, te toque jugar o no, ayudar al que está con vos y que no somos enemigos, solos rivales lo aprendí creciendo como hombre en la Fe y también dentro de la cancha. Y si te equivocás, volver a intentar y seguir metiéndole. Observando lo que viven los pibes, lo dura que es la calle, mucha droga, violencia, los clubes de barrio son los que te dan la oportunidad de escapar de eso como lo hice yo. Involucro lo más importante que es Dios y siempre a alguien le brindamos lo que me brindaron a mí en otra oportunidad. Estamos ayudando a mirar de otra manera con Atletas de Jesucristo de Paraná, qué disfruten lo que es realmente verdadero.

Roque Vallejo fue homenajeado al retirarse en Sportivo Urquiza como un verdadero ídolo (foto: gentileza Roque Vallejo).

¿Te considerás un referente del Sportivo Urquiza? Ha sido un Club que siempre aportó mucho material humano en cuanto a lo futbolístico.

La verdad que sé que a la altura de otros arqueros que estuvieron en Sportivo Urquiza no les ato los cordones (risas). Pero creo que acá Dios me permitió vivir un momento muy especial como jugador amateur, jugar en el club más grande de mi ciudad barrialmente hablando por lo que es, por la pasión del hincha. Al hincha de Sportivo no le regalan la entrada, se la paga y yo veía como gente humilde pagaba su entrada por a ver a su equipo. Viví un proceso muy duro y en ese entonces cambié de trabajo, y volver a salir campeones después de 16 años a puro trabajo de jugadores y cuerpo técnico. Eso me hizo ser referente y por eso cuando decidí retirarme me despidieron de esa manera, algo que no voy a olvidar nunca. Pero todo el esfuerzo es del jugador y de la buena gente que sigue a Sportivo Urquiza y los que trabajaron queriendo al Club. Los últimos dirigentes hicieron muy mal las cosas y lamentablemente la siguen haciendo. Hacen política y no quieren trabajar por las instituciones, por eso murieron los clubes de barrio. Hay un dicho en Paraná: «en el fútbol pasa los dos puentes» (nota: que lleva al gran Barrio San Agustín). El jugador tiene otra sangre y talento, vi muchos jugadores que tuve que enfrentarlos y ademas jugar con ellos con la camiseta de Sportivo.

¿Cómo ves hoy la realidad del Club? ¿Es una realidad no muy distante a lo que atravesamos como sociedad?

La verdad duele ver al club así por todo lo que tuvo que pasar teniendo dirigentes que podrían hacer algo y no lo hacen, solo una pantalla. Uno supone que van a hacer las cosas bien y terminan cuidando su «quintita», termina siendo toda una fachada. Un club de barrio como Sportivo Urquiza con la necesidad que lo rodea, comparten en redes sociales que dan cosas y por otro lado le cobran la cuota a un pibe que su viejos laburan de changarines todo el día, y la verdad que duele. El jugador de Sportivo Urquiza también se merece una ayuda, esos gurises que van al club y los que en primera se ponen la camiseta saliendo de sus trabajos corriendo, de tener una pala en la mano, otros de cortar pasto… La verdad que tuvieron sus momentos buenos los clubes que se los ayudó y mucho, nadie lo puede negar eso, y con esa época buena podrían afrontar este momento.

Hiciste inferiores en Rosario Central y tuviste muchos entrenadores a lo largo de tu carrera, desde Rosario hasta acá. ¿Qué enseñanza se le puede brindar hoy a las generaciones actuales y a las futuras dentro del fútbol?

Humildad. Siempre se aprende algo nuevo, siempre brindá más de lo que podés dar, ahí está la clave. El talento sin sacrificio no es nada. Si uno dice que ama su deporte hacelo con pasión, disfrutá cada práctica y partido, nunca te quedes con nada, da todo en cada práctica, en cada partido. Así y todo, eso no quiere decir que te van a salir las cosas de diez. U siempre ser buena persona y buen compañero. El respeto es la esencia del deporte.

Hoy vivimos en tiempos de dificultades. Los clubes con esta pandemia están atravesando situaciones y épocas dificiles. A lo largo de los años te ha tocado vivir de todo en el fútbol, ¿qué análisis podes hacer de lo que será el futuro del fútbol local y qué mensaje creés que deja toda esta situación?

Es muy difícil, un momento complicado para todos; para uno que cree, que tiene una Fe y la manifiesta y la vive como para el que no. El fútbol local amateur la verdad, porque es de lo que puedo hablar con fundamento, va a necesitar mucha ayuda mutua de dirigentes, trabajar el doble. Y del jugador obviamente comprender que va a estar saliendo de un momento difícil, que se va a tener que trabajar, diría el viejo dicho, «en equipo» y que se puede levantar un club y dejarlo mejor de lo que estaba, pero trabajando duro. Profesionalmente no te lo puedo decir, muchos equipos tenían y tienen los fondos para sobrellevar esto. Creo que deben tener para pasar una situación difícil que puede durar algunos meses, no son años que van a pasar sin jugar. Es totalmente diferente acá, el amateur vive el día a día y lo poco que le entra a un club si sus directivos no lo invierten, están complicados. Después al jugador de fútbol de liga domestica yo no le puedo decir nada, van a sacar fuerzas y le van a seguir metiendo, porque el jugador de fútbol amateur es así, sale de trabajar doce horas y se va a entrenar, el DT sale de trabajar y se pone a hacer trabajos tácticos y llevar a cuesta 30 o 40 jugadores, el PF sale de dar clases y corre al club a pelear para que nosotros demos lo mejor. Así es el fútbol amateur, así ha sido siempre. Van a encontrar fuerzas para salir adelante. Hay que asumir que va a ser duro, pero tienen que esperar el tiempo correcto en que deban volver y ahí trabajar todos juntos. Quiero aprovechar este espacio para agradecer a mi familia, a mi esposa que me bancó salir de trabajar, tomarme un colectivo para ir a entrenar, volver tarde, mucho más a mis hijos, y a cada club que me dio la oportunidad de jugar. Y obviamente a Sportivo Urquiza, el club de mis amores.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *