¡UNA ANIMALADA!

ATLANTA 4-1 INDEPENDIENTE RIVADAVIA

Imagen

Foto: Argentina en Ascenso. 

 

Por: Mike Luca (@MikeLuca7).

 

Atlanta arrancó con todo en la primera fecha de la Primera Nacional, venciendo como local por 4-1 a Independiente Rivadavia de Mendoza. Los tantos fueron convertidos por Fabricio Pedrozo, Luís López por duplicado y Joaquín Ochoa Giménez, el conjunto mendocino empató el encuentro momentáneamente gracias a Gonzalo Klusener. 

 

Un mediodía soleado acechaba el Estadio Don León Kolbowski, la lluvia que se hizo presente tan solo a la mañana, pero que se ausentó unas horas antes de que inicie el partido, permitiendo el buen transcurso del juego. A pesar de esto, se notaba que el césped estaba húmedo por la llovizna matutina.

El encuentro arrancó parejo, con un elenco local que comenzó intentando hacerse con la posesión del balón, ya que la localía lo obligaba a buscar tomar las riendas de la contienda desde el vamos. Por el lado de «la lepra», prefirió ceder el esférico a su rival y salir a jugar de contraataque.

Las emociones llegaron rápido, ya que apenas transcurridos diez minutos de partido, Nicolás Previtali envió un pase preciso entre líneas para Fabricio Pedrozo, quién de izquierda a derecha entró al área, la peleó con Colombo y cuando parecía que no llegaba (lo cortaba justo Marín), se tiró al suelo e impactó con exactitud el balón, para que tenga destino de redes junto al palo derecho inferior del guardameta Aracena. Comenzaba la locura en Villa Crespo.

Imagen

Foto: Argentina en Ascenso.

 

Locura que duraba realmente muy poco, ya que al minuto de la alegría llegaba el desazón general: Viguet recibió un gran pelotazo hacia el sector izquierdo, enganchó sobre la marca de Matías Molina y envió un gran centro con su pie derecho a la cabeza de Gonzalo Klusener, quién se elevó por los aires y le dió un formidable testazo al ángulo, dejando sin opciones al arquero Juan Francisco «pancho» Rago. Cortándole el invicto de 993 minutos sin recibir goles. La gente del «bohemio» no pudo ni festejar, que ya se lo empataron.

 

Imagen

Foto: Argentina en Ascenso.

 

A partir de ahí el «match» se volvió bastante reñido, Atlanta comenzó a desesperarse por el gol recibido de manera prematura, y se volvió bastante impreciso en la elaboración de las jugadas. Con la exactitud característica de Nicolás Previtali, por ocasiones podía romper líneas rivales. La participación aguerrida de Federico Presedo fue reconocida también por el público, y también la rapidez por la banda derecha de Walter Mazzanti, aunque por momentos fallando en la finalización. Luis López fue vital en el juego sucio, aguantando de espaldas contra los centrales rivales y buscando abrir lineas para encontrar a algún compañero. La defensa local fue bastante irregular, tan solo se destacó mínimamente con sus subidas Axel Ochoa. Por el lado de Independiente, destacada labor de Gonzalo Klusener, siempre acechando y preocupando en el área rival. Buenas intenciones de Marcioni y de Viguet por los costados, complicando a los laterales rivales.

A los 39′ se produjo un hecho insólito: penalazo no advertido por el árbitro Pablo Giménez cuando Juan Rago golpeó fuertemente (aunque sin intención) al central Marín, dejándolo tendido en el área. La jugada surgió de un tiro libre ejecutado por Viguet. Tranquilamente podría haber sido otro partido completamente distinto, razón por la cuál todo Independiente protestó con total justificación.

Cuando parecía que se terminaba el primer tiempo en empate, llegó el «animal del gol» para romper con la tendencia en la réplica del penal no cobrado: una serie de rebotes en el costado izquierdo para que la pelota le quede a Fabricio Pedrozo, éste envió un fantástico centro a la cabeza de Luís López, para que el ex delantero de Tristán Suárez cabecee con exactitud y venza con cierta angustia al arquero Aracena, que nada podía hacer. Volvía la alegría al pintoresco barrio de Villa Crespo, volvía la ilusión, aunque querían ir por más.

Imagen

Foto: Argentina en Ascenso. 

 

Y fueron por más no más, ya que Fabricio Pedrozo desbordó con gran velocidad por la izquierda, dejó a su marca atrás, se acomodó y mandó un gran centro a la cabeza de Luis López. Fórmula repetida e igual resolución: las redes. Esta vez «el animal» se tiró casi de palomita y dió un cabezazo potente hacia el arco rival. Otro festejo más, otro duro golpe más para «la lepra» mendocina, que parecía shockeada y necesitaba irse cuanto antes al descanso. Que iba a llegar en la inmediatez.

Imagen

Foto: Argentina en Ascenso. 

En el segundo tiempo se mantuvo una misma línea en el juego: bastante pausado, con pocas chances por lado, aunque con mayor intensidad por el lado visitante, forzando a la gran aparición del enorme arquero Juan Francisco Rago. Que respondió de espectacular manera siempre que se lo necesitó.

El desahogo y resolución final llegó casi al término del partido, cuando a los 37′ del segundo tiempo Joaquín Ochoa Giménez recibió en 3/4 de cancha rival, superó a dos rivales con velocidad inesperada y antes de entrar al área remató con su pierna zurda, colocando la pelota magistralmente en el ángulo superior derecho de Aracena. Locura absoluta en el León Kolbowski, tres puntos asegurados como local y un autor del gol que se daba vuelta ante la platea, para mostrar su camiseta con el dorsal número diez.

Imagen

Foto: Argentina en Ascenso. 

 

Finalizó de esa manera el partido, con un Atlanta que golpeó cuando debió y consiguió tres puntos vitales, para comenzar con el pie derecho en esta Primera Nacional, y así arrancar con una nueva ilusión de cara al futuro. Por el lado de Independiente, la desazón absoluta por una caída estrepitosa y bastante dolorosa. Por ende deberá dar vuelta rápido la página, si quiere volver a repetir una temporada genial como la anterior. En la próxima fecha «el bohemio» recibirá a Mitre de Santiago del Estero, el próximo sábado a partir de las 15:30 hs. Mientras que «la lepra» será local en la próxima fecha ante Ferro Carril Oeste.

 

 

SÍNTESIS DEL ENCUENTRO

 

Formaciones:

Atlanta: 1.- Juan Rago; 2.- Ariel Coronel; 3.- Axel Ochoa; 4.- Matías Molina; 5.- Nicolás Previtali; 6.- Nahuel Tecilla; 7.- Walter Mazzanti; 8.- Federico Presedo; 9.- Luís López; 10.- Joaquín Ochoa Giménez; 11.- Fabricio Pedrozo.

DT: Alejandro Orfila.

Suplentes: 12.- Facundo Ferrero; 13.- Nicolás Caro Torres; 14.- Enzo Trinidad; 15.- Nicolás Talpone; 16.- Brian Oyola; 17.- Leonardo Marinucci; 18.- Joaquín Molina.

 

Independiente Rivadavia: 1.- Cristian Aracena; 2.- Rodrigo Colombo; 3.- Rodrigo Ayala; 4.- Luciano Sánchez; 5.- Santiago Úbeda; 6.- Yair Marín; 7.- Julián Marcioni; 8.- Sebastián Mayorga; 9.- Gonzalo Klusener; 10.- Sergio González; 11.- Matías Viguet.

DT: Luciano Theiler.

Suplentes: 12.- Joaquín Mattalia; 13.- Franco Abrego; 14.- Emilio Porro; 15.- Abel Peralta; 16.- Pablo Palacio; 17.- Franco Negri; 18.- Azarías Molina.

 

Goles: 10’PT Fabricio Pedrozo (ATL); 11’PT Gonzalo Klusener (IND); 40’PT Luís López (ATL); 44’PT Luís López (ATL); 37’ST Joaquín Ochoa Giménez (ATL).

Amonestados: 27’PT Axel Ochoa (ATL); 7’ST Gonzalo Klusener (IND); 11’ST Sebastián Mayorga (IND); 16’ST Nahuel Tecilla (ATL); 21’ST Fabricio Pedrozo (ATL).

Expulsados: no hubo.

Cambios: 

Atlanta: 0’ST Nicolás Caro Torres por Ariel Coronel; 13’ST Nicolás Talpone por Federico Presedo; 29’ST Enzo Trinidad por Luís López.

Independiente Rivadavia: 23’PT Emilio Porro por Luciano Sánchez; 10’ST Franco Negri por Rodrigo Ayala; 24’ST Pablo Palacio por Julián Marcioni.

Árbitro: Pablo Giménez.

Estadio: Don León Kolbowski.

 

 

 

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *