RENUNCIÓ WALTER OTTA

FINAL DEL HISTÓRICO CICLO DE WALTER OTTA EN DEPORTIVO MORÓN

Foto: Argentina en Ascenso

Por: Agustín Serraiocco (@Serragus98)

Más de mil días estuvo Walter Otta al frente de Deportivo Morón, pero todo tiene que terminar. Lejos quedó aquel diciembre de 2015 dondé agarró el club en reemplazo de Blas Armando Giunta.
Se haría cargo de un plantel de buen nivel, pero golpeado por haber sido goleado por Almagro en la final del reducido.

Ya en su primer mercado de pases incorporaría jugadores que le serían claves para lo que conseguiría: Milton Álvarez, Rodrigo Rengo Díaz y Gerardo Martínez. Ahí ya se empezaba a ver la mano y el sello que pretendía plasmar.

La era Otta comenzaba en el predio S.ET.I.A en Ezeiza con una pretemporada para llegar de la.mejor manera al torneo transicón 2016, que contaría con 19 fechas y con un solo ascenso. Su debut fue con Deportivo Riestra en el Nuevo Francisco Urbano, y a falta de diez minutos, se suspendería por un corte de luz cuando el partido eataba empatado en cero.

El Gallo haría una buena campaña pero terminaría en la cuarta posición con 32 puntos producto de 9 victorias, 5 empates y misma cantidad derrotas, a cinco puntos del campeón Flandria.
Luego del receso vendría la preparación en las playas de Mar de Ajó. En ese período de transferencias volvería a asertar y traería a Franco Racca y a Nicolás Martínez, hermano de Román, como sus principales incorporaciones.

Ese campeonato sería dominado casi en su totalidad por el Gallito. Lograría el título y el ascenso a la B Nacional, gracias a las 66 unidades obtenidas por medio de 17 triunfos, 15 pardas y tan solo 4 derrotas. Además sería el que menos goles recibió y el tercero que más marcó, demostrando ser un equipo sólido en todas las líneas y con jugadores con mucha experiencia que supieron como jugar cada partido.

Así fue como Morón volvió a la segunda división tras 17 años.
Mantendría la base y encararía una divisional que sería mas dura y díficil de lo normal. Una edición inédita que contaría con seis descensos, algo que podía llegar a significar la vuelta a la tercera división por lo complejo que sería lograr del objetivo de mantenerse.

A su vez, ya había comenzado la historia paralela de este grupo: la Copa Argentina. A esa altura había eliminado a Patronato, institución de la Superliga. Mientras seguía transcurriendo el torneo Nacional, los del Oeste ganarían uno de sus partidos más importantes de la historia frente a San Lorenzo de Almagro en los dieciseisavos del certamen federal.

Después repetiría lo echo con el Ciclón, pero frente a Unión de Santa Fé, otro de primera división, y por la vía del punto final. Objetivo cumplido y pase a los cuartos de final.

Nuevamente se mediría con con otro más de la máxima categoria, esta vez frente a Olimpo. Peleado triunfo y a pasar a la semifinal donde esperaría otro grande: River Plate.
Viajaría hasta Mendoza con muchas expectativas, pero sin final feliz. Sería 3 a 0 para la Banda y despedida.

Sin más, le quedaría solo el objetivo de permanecer en la categoría. Tras tanto pelear y sufrir, conseguiría otra hazaña: salvarse del descenso, con los ya nombrados seis cupos de perdida de categoría. Asimismo tuvo chances de entrar al reducido pero una serie de malos resultados en las últimas fechas le privarían de esta oportunidad.

Todo esto le valdría a Otta renovar contrato con el Gallo y preparar al equipo para otro campeonato. Esta vez sería distinto, Rodrigo Díaz y Javier Bicho Rossi dejarían la institución después de ser pilares fundamentales. De igual modo, llegaría Román Martínez para esperanzar al Rojiblanco -finalmente se iría – .

Luego de un flojo arranque – un empate, tres igualdades e igual cantidad de perdidas – pondría punto final . Tras la derrota frente a Arsenal, Walter Otta renunciaría a su cargo y estos son los números que dejó: 95 dirigidos, 38 ganados, mismo número de igualdades y 19 perdidos, eso arroja el 53% de puntos obtenidos.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *