Guillermo Farré “El esfuerzo, la entrega y el profesionalismo hicieron que estemos en la final”

MANO A MANO CON GUILLERMO FARRÉ

Foto: Argentina en Ascenso

Palpitando la final de ida del torneo reducido de la B Nacional entre Sarmiento de Junín y San Martín de Tucumán, por un lugar en la Superliga, hablamos con Guillermo Farré, volante central y referente del Verde, que en un mano a mano con Argentina en Ascenso, esto nos decía: 

¿Cuál sería un buen resultado para el domingo?

Si me das a elegir me gustaría definir la serie acá, por una cuestión lógica de que en Tucumán ellos son fuerte, tienen una localía importante y empuje de la gente. Es una serie de 180 minutos y también entendemos que más allá de que nos toque definir de visitante estamos preparados para sobrellevar esa situación, así que yo quiero tener la posibilidad de definir de local, pero de no ser así tengo que dejar la llave abierta para poder definir de visitante. También entendemos que va a ser una final y en la final es muy difícil que se haga diferencia en poco tiempo. Se especula mucho, se tienen muy en cuenta muchos factores que hacen que los trámites de los partidos se hagan largos, pausados y generalmente se terminan definiendo en el segundo partido. Estamos con la ilusión de poder conseguir este sueño.

¿Cuál es el balance del equipo en este torneo?

Como equipo hoy te digo que tenemos un balance súper positivo teniendo en cuenta de que estamos en una final, que era lo deseado al principio del torneo. Tuvimos un comienzo negativo y eso me deja más a las claras de que hemos crecido como equipo a lo largo de todo el año, hemos entendido cómo afrontar los partidos, nuestras virtudes, nuestros defectos. Hemos corregido para ir creciendo en el torneo, entonces hoy el análisis global que hago es positivo porque, más allá que hayamos empezado el torneo mal, tuvimos la capacidad para reinventarnos para asumir los errores que teníamos solucionarlos y convencernos de que somos un equipo importante. Tanto es así que el segundo semestre hemos sido el equipo que más puntos sumó y eso fue producto de que hemos hecho un trabajo de superación constante.

Desde el último encuentro con San Martín (T) en la fecha 10 hasta ahora, ¿Cuáles son los puntos fuertes y débiles que notaste?

Era otro San Martín y otro Sarmiento. Nosotros estábamos en una nublosa de un torneo que estaba siendo cuesta arriba, en donde no encontrábamos regularidad y donde cada partido para nosotros era sacar la cabeza del descenso. Entonces jugábamos con una presión totalmente distinta a la que tenemos hoy. El San Martín ese me acuerdo que fue un equipo paciente, que entendió la necesidad que teníamos nosotros. Un equipo que trabajó el partido y un equipo que se lleva un resultado que a lo largo de los 90 minutos lo termina justificando, más allá del poder de juego, con un error personal mío que abrió el partido. De no haber sido así hubiese sido un partido de un 0 a 0, ellos en ese momento habían venido a buscar ese resultado. Ahora ellos cambiaron el técnico, es otro San Martín, más equilibrado, un equipo que ha hecho muy fuerte su localía y a nosotros, a partir de ese partido, hoy nos encuentran en un crecimiento muy importante. Después de ese partido con San Martín tuvimos una seguidilla de resultados positivos que nos posicionaron más arriba de la tabla y que nos dieron la confianza necesaria para poder crecer como equipo.

¿Qué valor le darías a un gol en la final? ¿Podrías equipararlo con el que le dio el ascenso a Belgrano?

Dejando de lado el gol, me gustaría repetir la sensación de plenitud que te da obtener un logro deportivo. El gol en aquel entonces le dio un poco más de magnitud a mi nombre y a mi persona, pero la mayor satisfacción que yo tuve haber obtenido un ascenso con Belgrano porque hacía cuatro años que estábamos deseando, se nos había hecho esquivo en dos promociones antes. Entonces más allá del gol y del rival, la mayor sensación de satisfacción fue haber ascendido. Hoy lo que más deseo es volver a sentir internamente esa sensación de plenitud que te brinda un ascenso. Después si todo lo demás viene en beneficio individual obviamente, pero que el gol lo haga cualquiera que lo haga con la parte del cuerpo que más quiera, pero que ganemos que es lo que hoy por hoy deseo.

¿Cuál es tu balance personal?

En lo personal muy contento teniendo en cuenta que cuando yo vine me tenía mucha fe, pero venía también con dudas de ver si realmente estaba en condiciones de poder brindarme de la forma en que hoy, con el tiempo, me he brindado; de que si mi cuerpo iba a responder y si mi cabeza iba a responder también. Venía de diez años en un club donde conocía todo y manejaba todo de una forma con mucho más conocimiento. Venir a un club nuevo con toda su idiosincrasia, con objetivos importantes, porque no vinimos a pasar el tiempo. La duda pasaba por si uno estaba en condiciones de poder afrontar todo eso. No dudo que el primer semestre fue muy irregular en todo sentido, desde el rendimiento individual, lo psicológico con el correr de los partidos y empezar a encontrar el rendimiento y la regularidad del equipo me hizo sentir más cómodo, lo que hace que después puedas rendir como uno siempre deseó. Encontrarme jugando después de un año una final para mí es fabuloso y al nivel que uno está también o como me siento de lo físico y lo psicológico. Ha sido un año de crecimiento y estoy muy contento de haber tomado la decisión de venir, pero no dejo de lado la aclaración de que al principio me costó y que recién hoy estoy disfrutando todo lo que en un principio pensaba que iba a ser mucho más fácil.

¿Cómo se prepara Farré para el domingo?

Tranquilo. Cotidianamente trato de vivir el día a día con la alegría que se merece este momento. No magnificar más de lo que se tiene que magnificar. Es una final, un partido muy serio donde se genera muchísima carga emocional, pero también entiendo que si te focalizás en eso seguramente darás una vuelta de tuerca más a tu cabeza, que no es necesario para este momento. Hemos llegado a estas finales con un pensamiento, una mentalidad y con una confianza en los compañeros que no tengo por qué cambiarla. Con una ansiedad baja llegamos a este lugar, con mucho deseo de estar, pero la ansiedad nunca nos jugó una mala pasada, entonces no tengo por qué estar ansioso sino tratando de disfrutar el momento. Entendiendo que es una final, entendiendo que es un partido que va a tener muchísima transcendencia también y hay que saberlo valorar en el día a día. Tratar de no cambiar mucho para que cuando llegue el día uno también esté despejado de la cabeza para poder rendir de la mejor manera.

¿Qué opinas del arbitraje en los partidos contra Brown?

Hoy con el diario del lunes y habiendo ganado el partido lo dejo de lado. Me da mucha bronca e impotencia que en el partido de vuelta haya habido un gol lícito, el de Miracco que nos ponía en ventaja, un penal como para poder cobrarlo que nos poníamos 2 a 0 . Con el diario del lunes eso queda en segundo plano. Espero que tanto a favor o en contra el árbitro el domingo no se equivoque, que dirija de una forma objetiva, sin poner nada en perjuicio de nadie y sea lo más profesional posible. Tengo mucha fe en Delfino que tiene la capacidad para dirigir esta final de la mejor manera. También tengo mucha confianza en Tello, más allá que el entorno en Tucumán puede llegar a generar un movimiento distinto o que pueda llegar a tomar decisiones distintas, confío plenamente en que va a ser objetivo más allá de todo el movimiento que haya en todo el campo de juego.

¿Vas a seguir? ¿Te quedás en Sarmiento? ¿Cambia algo el resultado del domingo en cuanto a tu futuro?

No. No hay nada determinante a esta altura. Lo que sí he notado, la duda que me había generado los primeros seis meses me hacía pensar que yo terminaba el año colgando los botines. El segundo semestre encontré un rendimiento personal que me entusiasmó, tuvimos la posibilidad de llegar a la instancia final y me ilusiono con seguir jugando. Hoy más que claro tengo que la idea de seguir jugando es lo más concreto que tengo. Si vos me decís hoy si quiero colgar los botines, imposible que quiera cuando estoy en una instancia final compitiendo al nivel que estamos y viendo que yo personalmente estoy siendo competitivo. Totalmente distinto sería llegar a una final y estar en el banco o fuera del campo de juego, ahí quedaría de lado lo que estoy diciendo.
En lo personal lo que me hizo ver de que todavía puedo seguir estirando mi vida útil es el alto rendimiento y resultado que hemos tenido en estos últimos seis meses. De seguir en Sarmiento es relativo todo, teniendo en cuenta que hasta que no se termine no se habla del futuro por una cuestión lógica y estamos pensando en esta final, o sea no quiero hablar de lo que se viene. Cualquiera que sea el resultado el domingo llegan propuestas y esta Sarmiento entre ellas, esa propuesta seguramente tendrá un alto grado de privilegio la palabra de Sarmiento. El resultado tampoco va a condicionar mi futuro. Cuando cuelgue los botines tengo en claro que quiero ser técnico, pero en el momento que yo me inserte al área de la dirección técnica puede llegar a esperar un año más. Dejar de jugar al fútbol no vuelve más, pero ojalá pueda estirar la vida útil porque es algo que uno ha hecho toda la vida, es algo que no me cuesta, que lo siento, pero también el cuerpo y las recuperaciones te pasan factura. Ahí empieza a trabajar la cabeza que por ahí los de afuera en cierta forma te empujan para que no cuelgues los botines, pero el yo interno hace que muchas veces lo piense.

Un mensaje para el hincha de Sarmiento…

Que disfrute el momento que esta viviendo Sarmiento, que no se deje llevar por el resultado. Una final no se juega todos los días y muchas veces se espera el resultado para ver si esta feliz o triste. Creo que ya la previa la tenes que disfrutarla porque es una final, tenes que valorar lo que se ha hecho durante todo el año. Que disfrute este momento y que se queden tranquilos que la ilusión que tienen ellos primeramente la tenemos nosotros desde adentro de la cancha. Que nunca crean que el jugador de Sarmiento no está ilusionado con ascender, que no crea que no va a pelear hasta la última pelota, que no crea que no va a correr hasta el último suspiro. Hoy este Sarmiento está preparado para eso y que seguramente va a dejar bien representado en el campo de juego la pasión que tienen ellos en la tribuna. Después podés tener errores y virtudes que te beneficien o perjudiquen, pero que se queden bien tranquilos que el esfuerzo, la entrega y el profesionalismo que tiene este equipo hizo que lleguemos a la final.

___________________________________________________________________________________________

Por Emilia Ferrari | Tw.: @FerrariEmilia

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *