Héctor Cuevas: “estoy en los últimos pasos de mi carrera y la quiero terminar jugando”

LA PALABRA DE HÉCTOR CUEVAS

Foto: Argentina en Ascenso.

Por: Emilia Ferrari.

Su retiro como jugador de fútbol en Sarmiento ya está decidido, pero siempre va a estar ligado al club. Se le siente de lejos el cariño por la ciudad y la gente verdolaga… deja una puerta abierta para volver desde otra faceta. Sin dudas el hincha lo va a estar esperando con los brazos abiertos, pero esta vez sin poder gritar sus goles y ver su gran actuación dentro de la cancha. En lo futbolístico, por ahora, lo mantiene vivo el proyecto con Central Córdoba, un nuevo desafío de ascender.

¿Cómo fue tu primer paso por Sarmiento?

Fue en el 2004, vine con Mario Finarolli que luego se fue a las pocas fechas y agarró Mario Rizzi. Con él seguimos hasta fin del torneo que logramos salir campeones y ascender de la B Metro al Nacional. Pude acomodarme rápido, la ciudad es chica, te vas acostumbrando a todas las cosas que tiene un “pueblo grande”, como le digo yo. El club al ser tan humilde, tan sencillo te va acostumbrando… en ese momento no era el club que es ahora.

Más tarde pasaste por Grecia ¿Qué se te dio irte tan lejos?

Fueron decisiones de uno, de la carrera que hoy estas acá y el mes que viene a lo mejor estas en otra parte del mundo. Estaba muy cómodo en Belgrano de Córdoba, pero tenía una edad justa como para ir al viejo continente. Tuve una propuesta interesante del fútbol griego y no lo dude. Era un club chico, pero obviamente la cultura, el idioma, la vida es diferente. No es fácil ir a un fútbol o a otra cultura, donde uno no está acostumbrado. Con el pasar de los días y con tiempo te vas amoldando a lo que es la vida y como es lo cotidiano de ese país. Después queda en uno adaptarse o no.  

Más tarde México se me dio porque se me había terminado el contrato en Sarmiento y quería buscar continuidad y se dio la posibilidad de irme con un técnico que ya había tenido en Talleres. Así que me fui seis meses para probar un nuevo fútbol.

Luego de tantas temporadas y tres ascensos con Sarmiento ¿Qué te sedujo irte?

Lo decidí porque acá no tenía continuidad, estoy en los últimos pasos de mi carrera y la quiero terminar jugando. Acá no tenía esa oportunidad  y me la brindaron en otro lado. Así que fue más que nada por eso, tratar de buscar continuidad en un club que está peleando por ascender de nuevo, ya que hace poco descendió al Federal A.

Central Córdoba de Santiago Del Estero me hizo una linda propuesta en la parte deportiva, al técnico lo conozco y se lo ambicioso que es, así que fue por eso que me voy de Junín. Me encontré con el técnico en un evento y me preguntó qué estaba haciendo, cómo estaba en el club, le conté mi situación y a los días me llamó para saber si quería integrarme en Central Córdoba… así se dio.

¿Cuáles son tus proyectos con el club?

Lo que proyecta todo jugador que va a un club que quiere ascender: tratar de lograr el objetivo de pelear un ascenso y después ver si  podemos cumplirlo, que es lo más difícil. Porque bueno, muchos equipos son los que quieren ascender y todos pelean por lo mismo. Creo que siempre el objetivo personal va con los objetivos grupales.

¿Hubieses cambiado algo de tu último paso por Sarmiento?

No soy de querer cambiar las cosas, los momentos son así, se dan como se tienen que dar, porque tiene que ser así. Después obviamente, uno se queda con el sabor amargo de haber perdido terreno, de haber jugado poco. Uno tiene que hacer también un mea culpa de por qué jugo pocas veces. No te podes poner en contra del entrenador o de las decisiones de los demás, sino que también hay que cargarlo en uno mismo, así que hago una autocrítica siempre y queda ahí.

Luego lo que pasó, pasó. Son cosas del fútbol, si me hubiese ido bien, si estuviese jugando, haciendo goles, seguramente no estaríamos hablando de que me voy. Sino que es al revés, no estoy jugando, tenía poca continuidad, no ha sido bueno en el año deportivo y es el momento justo de dar un paso al costado.

Foto: gentileza Diario Democracia (Junín).

En Sarmiento todos te quieren y te sentís de la casa…

Sí, absolutamente. Son tantos años, los campeonatos que uno ha ganado también te llevan a encariñarte más, que la gente te reconozca más, pero bueno… uno es querido por lo que ha hecho adentro de la cancha y después, como te decía recién, al no poder darle nada a cambio al hincha y quedarme nada más por el nombre no tiene sentido. Por eso es que a uno lo quieren también, porque ganó cosas y se hace identificar por el club.

En las redes sociales escribiste “hasta pronto” ¿dejaste una puerta abierta?

Como futbolista no lo tengo pensado. Ya se terminó mi ciclo en Sarmiento, eso ya está decidido. Como jugador de fútbol en Sarmiento no se puede hablar más. Sí un hasta pronto porque sé que siempre voy a estar ligado al club, hay un cariño muy grande del club hacia mí y obviamente, yo tengo un cariño especial por el club y por los hinchas. Siempre digo que uno no se va del todo cuando lo han tratado tan bien y dejo la puerta abierta porque sé que voy a estar siempre ligado al club. Es más, hablé con la gente que maneja el club y se lo hice saber, que estoy a disposición de lo que necesiten, pero sabiendo que como futbolista ya no puedo darle más nada.

¿Cómo encaras el año pasando del Nacional B al Federal A?

Con muchas ganas porque toda mi carrera la jugué en el ascenso prácticamente, salvo un año en Primera con Belgrano y en Sarmiento. En Grecia también jugué en primera, pero acá en Argentina mi carrera se basó en el ascenso. He jugado muchos Argentino A y B, se lo que es la categoría. Me llegó este proyecto tan ambicioso de volver al Nacional B y obviamente, el plantel que tiene, el cuerpo técnico de Central Córdoba es muy lindo y a uno le dan más ganas.

Todavía no he llegado, recién el sábado estaré en la ciudad, pero hablé por teléfono con el técnico y sé lo que quieren tanto él como los dirigentes. Todavía no es algo específico porque primero uno se acomoda. Acá lo primordial es que uno vaya, se sienta cómodo y labure para ganarse un lugar. Cuando llegue el sábado me incorporaré y entrenaré lo más rápido posible para no perder el tiempo con mis compañeros, para después acomodarme tranquilo.

¿Se va cerrando tu etapa futbolística?

Uno cuando tiene una cierta edad en el fútbol ya empieza a vislumbrar el retiro, lo empieza a ver, empieza a ver la luz, se empieza a apagar. Uno es consciente de eso y lo estoy analizando, todos los años me propongo objetivos y bueno, el objetivo de este año es terminar de la mejor manera en Central Córdoba y después ver qué sucede.


Cronista: Emilia Ferrari

Fotos: Argentina en Ascenso

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *